Ink drawing of bishop

¿Qué pasaría si tratásemos con lo métodos matemáticos de hoy las ideas cosmológicas de un obispo del siglo XIII? Un obispo además con profundas raíces aristotélicas. Esto es lo que ha hecho un equipo de investigadores encabezado por Richard Bower, de la Universidad de Durham (Reino Unido), y los resultados son sorprendentes: se llega a las mismas disyuntivas que con los modelos cosmológicos actuales y a la misma forma de solucionarlas, a saber, suponer la existencia de leyes físicas adicionales.

Continúa leyendo en el Cuaderno de Cultura Científica

Los-memes-de-Facebook-evolucionan-como-los-seres-vivos-580x538

Una de las ideas más impactantes sobre la vida es que ésta es básicamente información, ni agua, ni carbono, ni ninguna otra base material concreta son estrictamente necesarias: tan sólo información y el proceso de evolución. La vida es independiente del sustrato; tanto es así que puede evolucionar in silico, en una simulación por ordenador, si bien de esta manera sólo se han conseguido formas muy elementales.

Sigue leyendo en el Cuaderno de Cultura Científica

Mulverso inflacionario y el superdios

Ayer se dio a conocer un importante descubrimiento cosmológico. Han recogido la noticia hasta los noticiarios de televisión, que ya es decir, y la blogosfera científica anda revolucionada. Nosotros en lo que sigue no pretendemos explicar nuevamente el descubrimiento (ya lo han hecho otros con mayor maestría de la que podamos tener) sino explorar brevemente sus consecuencias filosófico/teológicas. Y es que la primera prueba directa de la inflación cósmica tiene implicaciones muy importantes.

Antes de entrar en materia sí conviene, sin embargo, tener una idea de lo que es la inflación y de qué va lo que se hizo público ayer. Hay mucho donde escoger y muy bueno, pero os recomiendo leer lo siguiente: La inflación cósmica y el multiverso inflacionario, Descubrimiento de modos B en la polarización del CMB (especialmente las aclaraciones).

Bien. Admitamos que sabemos qué es la inflación y su relación con el vacío. Y admitamos también que el hallazgo de los modos B es un indicio suficiente de que existió realmente algo muy parecido a la inflación. Bueno, pues una de las consecuencias es que esto es muy probablemente cierto:

Del espacio y el tiempo

La evolución de nuestra concepción actual del espacio y el tiempo, íntimamente ligada al desarrollo de la física, puede ser dividida en tres etapas. La primera, a la que denominaremos absolutismo, estuvo dominada por los conceptos absolutos de espacio y tiempo de Newton. La segunda, que llamaremos espaciotiempo, girará en torno a este concepto de Minkowski. Finalmente, la tercera, la que se corresponde con nuestras ideas actuales, a la que nos referiremos como estructuras dinámicas espaciales y temporales, toma como eje las estructuras de Einstein constituidas por campos gravitacionales que interactúan con objetos materiales y otros campos físicos.

Absolutismo

El siglo XVII supuso la ruptura con muchas concepciones escolásticas del mundo material, muchas de ellas heredadas del aristotelismo a través de Tomás de Aquino. Entre éstas estaba la concepción del espacio y el tiempo como accidentes de la sustancia. Frente a esta idea, que no dejaba lugar para el vacío y asumía que el tiempo era el mismo en todas partes al mismo tiempo, los filósofos naturales del XVII jugaban con la idea del atomismo y otros sistemas que le daban al espacio una existencia independiente.

Una nueva cosmoquímica por descubrir gracias al efecto túnel cuántico

Este texto es una colaboración del Cuaderno de Cultura Científica con Next, donde se publicó originalmente como Un experimento abre la puerta a la búsqueda de nuevas moléculas interestelares.

La composición de las nubes de polvo interestelares (o de cualquier objeto distante en el espacio que no sea una estrella) es conocida por la luz reflejada que recibimos de ella. En esta radiación pueden faltar algunas frecuencias que son las que ha absorbido esa materia y que actúan como una huella dactilar que permite identificar las sustancias que la componen. Pero, al igual que en el caso de las huellas dactilares policiales, para que la identificación sea posible el sospechoso tiene que estar fichado. Esto significa que debemos conocer qué combinación de frecuencias se corresponden a cada sustancia. Y para conocer estas combinaciones es necesario hacer cálculos teóricos y experimentos en la Tierra con las sustancias que pensamos puedan existir en el espacio interestelar.

Continúa leyendo en el Cuaderno de Cultura Científica.

De la edad de la Tierra

Antes de mediados del siglo XVIII pocos eruditos o filósofos naturales en el occidente cristiano ponía en duda las cronología derivadas de las narraciones mosaicas. Creían que la Tierra era poco más antigua que los pocos miles de años del registro de la historia humana. A partir de la segunda mitad del XVIII, sin embargo, las investigaciones sobre los estratos de la Tierra y los fósiles empezaron a sugerir que la corteza terrestre había sufrido innumerables ciclos de formación y destrucción y que había alojado una serie de organismos vivos en continuo cambio mucho antes de la aparición de los humanos.

Continúa leyendo en el Cuaderno de Cultura Científica

la componente genética del alzhéimer

Al igual que ocurre con “el” cáncer, se suele hablar “del” alzhéimer como si fuese una única enfermedad definida. Y al igual que ocurre con los procesos cancerosos, el término alzhéimer engloba un conjunto de enfermedades, síntomas y cambios patológicos. Lo que ocurre en el encéfalo varía enormemente de paciente a paciente, y lo que desencadena el alzhéimer en una persona puede que no afecte a otra.

Una consecuencia de lo anterior es que no se pueden establecer reglas generales, ni de prevención, ni de tratamiento, hasta que no se desentrañe algo más el misterio del origen de lo que hemos dado en llamar el alzhéimer. Existen, eso sí, tratamientos farmacológicos que, efectivamente, retrasan la evolución de la enfermedad, pero ni se sabe muy bien por qué funcionan y su efectividad es muy limitada en el tiempo.

Buena parte de las informaciones que se encuentran habitualmente en los medios tratan sobre vacunas, tratamientos, experimentos relacionados con los síntomas de la enfermedad. Últimamente cada vez es más importante, aunque quizás no tan mediático, la aparición de métodos de diagnóstico precoz, fundamentales como mínimo para poder estudiar la aparición de la enfermedad. Todo lo anterior está muy bien, pero ¿y si la componente genética fuese mucho más importante de lo que se pensaba? Todo lo que se está haciendo podría ser perfectamente inútil.

Hoy ha comenzado la colaboración entre el Cuaderno de Cultura Científica y Next. Estos textos, escritos por un servidor, aparecerán los miércoles por la mañana en la sección de ciencia y futuro de Vozpópuli, y por la tarde se recogerán en el Cuaderno con la etiqueta #próxima. Estos artículos tratarán de nuevas aplicaciones de hallazgos recientes en física y química, fundamentalmente, pero en sentido amplio. Como muestra un botón:

Como-disenar-un-sistema-para-comunicarse-con-el-otro-lado-de-la-galaxia

En cualquier película del espacio que se precie las comunicaciones entre naves estelares y entre éstas y cualquier planeta a años luz de distancia son un problema resuelto. Así, sin ir más lejos, el hipercanal (oficialmente radio subespacial) de la saga Star Trek permitía al USS Enterprise mantener una conversación, incluso en tiempo real, con el Comando de la Flota Estelar. Para ello, obviamente, la señal debía viajar a una velocidad superior a la de la luz, cosa que sabemos que no es posible. Sin embargo, es posible que alguna vez sea necesario comunicarse lo más eficientemente posible a distancias interestelares, puede que con otras civilizaciones, y a imaginar cómo podría ser ese sistema de comunicación se ha dedicado David Messerschmitt, de la Universidad de California en Berkeley.

Puedes seguir leyendo en Next o en el Cuaderno de Cultura Científica.

Pirita

Desde que se inició la serie Breve historia de la cristalografía muchos han sido los que han expresado su deseo de tenerla completa en formato electrónico. Ahora, gracias a la amabilidad de Pedro J. Hernández, el e-book está disponible, durante tiempo limitado, para su descarga gratuita en los siguientes formatos (basta con pinchar en los enlaces para que se inicie la descarga):

EPUB

MOBI