El 11 de febrero conmemoraremos el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, una jornada que busca visibilizar el trabajo de las científicas, pasadas y presentes, favorecer la creación de roles femeninos en los ámbitos de la ciencia y la ingeniería, y promover prácticas que favorezcan la igualdad de género en el ámbito científico.

Por este motivo, para celebrarlo, en Naukas se propusieron una serie de retos. Todos los detalles y todos los retos los encuentras AQUÍ. Las soluciones están aquí.

retonaukas11f-640x350 A continuación está el reto de esta casa. Como es habitual la imagen y el título pueden, o no, ser una pista.

El matemático Jules Henri Poincaré ha pasado a la historia como el hombre que casi descubrió la relatividad. Tal y como fue, Einstein claramente empleó muchas horas revisando las teorías de Poincaré antes de tener la idea feliz que llevaría a su famoso artículo de 1905 sobre el asunto. Durante un tiempo se discutió si Einstein debería haber citado las ideas de Poincaré, pero el análisis posterior muestra que Einstein llegó a un nivel de comprensión de las implicaciones del trabajo de Poincaré que éste mismo no alcanzó.

Henri Poincaré discute algo con Marie Sklodowska Curie mientras detrás, de pie, está Albert Einstein en la foto oficial de la Conferencia Solvay de 1911.
Henri Poincaré discute algo con Marie Skłodowska Curie [nombre que aparece en el diploma de su segundo premio Nobel que recibiría ese año] mientras detrás, de pie, está Albert Einstein en la foto oficial de la Conferencia Solvay de 1911.

Einstein y Henri Poincaré mantuvieron una relación notablemente fría. Poincaré nunca aceptó la teoría de la relatividad de Einstein y Einstein nunca dijo claramente que se estaba basando en el trabajo de Poincaré. Por otra parte, Poincaré sí recomendó a Einstein para uno de sus primeros empleos, llamándole “una de las mentes más originales con las que nunca me haya tropezado”.

En los primeros años del siglo XX, el francés era uno de los matemáticos más destacados del mundo. Desarrolló la teoría cualitativa moderna de sistemas dinámicos, creó el nuevo campo de la topología (el estudio de las formas) y lo usó para “probar que el Sistema Solar es estable“, aparte de ser el presidente del Bureau des Longitudes y coautor de sus extraordinariamente precisos mapas.

Por lo que respecta a la relatividad, Poincaré y el físico holandés Hendrik Antoon Lorentz intercambiaban teorías y artículos regularmente sobre la naturaleza del tiempo. Lorentz había creado ecuaciones en las que el tiempo parecía diferente para diferentes observadores. Sin embargo, Lorentz vio esta suposición como una herramienta matemática, no como una verdadera representación de la realidad. Poincaré intentó plantear a qué correspondería en el mundo real este cambio en el tiempo dentro de las ecuaciones. Sugirió que podían interpretarse como relojes sincronizados por señales de luz; dado que la luz tomaría un tiempo finito para viajar entre un reloj y el otro, los relojes en diferentes sistemas mostrarían tiempos diferentes.

I

En el momento de la caída de Siracusa el general Marcus Claudius Marcellus fue muy consciente de que su victoria había requerido dos años de asedio gracias en buena medida a las máquinas de Arquímedes. Sin embargo, impresionado por la capacidad de aquel hombre, dio orden de que su vida fuese respetada, atribuyendo tanta gloria en la salvación de Arquímedes como en la derrota de Siracusa.

Pero ocurrió que un soldado que irrumpió en su casa espada en alto en busca de botín lo encontró sentado en el suelo, dibujando diagramas, completamente absorto. El soldado le preguntó que quien era, pues tenía orden de identificar a Arquímedes y llevarlo ante Marcellus en caso de encontrarlo, pero Arquímedes en vez de dar su nombre respondió Μὴ μου τοὺς κύκλους τάραττε (no molestes a mis círculos) algo que al romano le sonó muy diferente al “arkímedes” que hubiera identificado al único siracusano con inmunidad. La espada cayó y Arquímedes rodó muerto.

– ¡Mi general!

1280px-Hanford_billboard

Robert se sobresaltó con el timbre del teléfono a pesar de llevar esperando casi media hora desde que solicitase la conferencia.

– Profesor, el profesor…eerr…Johnny, al habla

Robert pasó por alto la falta de protocolo de su secretaria. Nadie se sentía a gusto con el apellido de Johnny.

W020100917399676384745

La carta

Robert miraba la carta con curiosidad. Weisskopf era una persona tranquila y razonable y algo importante tenía que suceder para que marcase aquella misiva como secreta. Había llegado a la universidad de Rochester en el 37, gracias a las influencias de Bohr y a su propia valía como físico. Sin embargo, en la profesión muchos eran de la opinión de que su carrera no era todo lo brillante que podría ser por sus inseguridades matemáticas.

Robert seguía mirando la carta, sumido en sus recuerdos, reflexionando antes de abrirla, intentando adivinar qué contenía. Weisskopf era vienés y se había doctorado en Gotinga con Born y Wigner en 1931, poco después de que lo hiciese el propio Robert. Después había estudiado con los grandes: Heisenberg, Schrödinger, Pauli y, sobre todo Bohr, que lo acogió y guió en Copenhague, consciente de su valía. Weisskopf mantenía contacto con todos los emigrados de Alemania y estaba al tanto de las últimas noticias de la comunidad de físicos alemanes. Tendría que ser algo de eso.

Nada podría haber preparado a Robert para el contenido de la carta. La releyó dos veces, incrédulo: Weisskopf se ofrecía para secuestrar a Heisenberg.

Max_Born_h

El físico alemán Max Born fue, junto a Niels Bohr, Max Planck, Werner Heisenberg y Einstein uno de los fundadores de la mecánica cuántica. Born y Einstein fueron amigos desde que se conocieron hasta la muerte de Einstein en 1955, y se mantuvieron frecuentemente en contacto a lo largo de varias décadas. Esta correspondencia es una fuente magnífica para historiadores e investigadores.

El primer encuentro entre Einstein y Born tuvo lugar dos meses después de que Einstein abandonase su trabajo en la Oficina de Patentes en 1909. Einstein dio una célebre conferencia en una reunión científica en Salzburgo en la que afirmó que los científicos pronto demostrarían que la luz podía ser considerada tanto una onda como una partícula. El mismo Einstein había predicho que la luz estaba constituida por partículas, los cuantos de energía que terminarían llamándose fotones, pero el sabía perfectamente que la descripción ondulatoria de la luz también parecía adecuada. Siendo un pensador creativo como era, aceptó fácilmente que podía resultar que la luz fuese ambas cosas. Born se acercó a Einstein después de la charla y, muy excitado por las ideas de Einstein, discutieron esta nueva visión “cuántica” de la luz.

Lo que Einstein no podía predecir fue la dirección que sus ideas tomarían cuando cayesen en manos de otros. En los siguientes 15 años, Niels Bohr, el mismo Born y otros aceptarían completamente esta dualidad onda-corpúsculo, y llevaron la mecánica cuántica más allá, describiendo un universo que estaba gobernado por este tipo de excentricidades. Había muchas interpretaciones de cómo la luz podía ser a la vez onda y partícula; la de Born era que la luz estaba constituida por partículas pero que su movimiento estaba guiado por una onda.

Este artículo se publicó originalmente en 2012 en Experientia docet con motivo del día del alzhéimer. Cinco años después pensamos que sigue siendo actual en buena medida.

??
??

Para no perder la costumbre, siguen apareciendo muchas noticias sobre el alzhéimer: diagnóstico precoz, prevención, tratamientos sintomáticos, vacunas. Uno puede tener la sensación de que estamos avanzando rápidamente en encontrar una solución, pero es sólo eso, una ilusión. Los datos básicos sobre la enfermedad se mantienen prácticamente inalterados desde que escribimos La incómoda verdad sobre la enfermedad de Alzheimer hace ahora algo más de dos años. En lo que sigue repasamos brevemente el estado de algunas cuestiones.

La enfermedad de Alzheimer es la causa de dos tercios de los casos de demencia y la padecen una de cada 200 personas. Conforme la población mundial crece y envejece encontrar una cura, una vacuna, algo que la ralentice se está convirtiendo en una necesidad imperiosa, no ya para las personas que la padezcan sino para la sociedad en su conjunto. Las consecuencias que la aparición de un caso tiene en el entorno familiar, más allá de lo emocional, en lo económico, tiene efectos multiplicados en las arcas estatales.

Ensayo y error

Advertencia 1: este concurso es extremadamente difícil (pero asequible) y puede emplear más tiempo del razonable en su resolución.

Advertencia 2: La imagen y el nombre pueden ser, o no, pistas adicionales.

Normas generales: Se considera resuelto si se dan correctamente todos los nombres [A-G] y la fórmula [H] solicitada. La solución oficial será proporcionada no antes de un mes después de la publicación. Las respuestas se publicarán como comentarios a esta entrada. Estos comentarios estarán moderados dentro de las limitaciones de la red Naukas, por lo que es posible que momentáneamente alguno aparezca publicado.

Que lo disfrutéis.

mandala

El pasado 11 de junio se celebró en Coruña un evento de divulgación de la neurociencia en el que un servidor tuvo el honor de participar y el privilegio de cerrar, hablando del origen de la consciencia y de eso que hemos dado en llamar yo. Tienes aquí el vídeo de la charla y las preguntas posteriores. El resto de los vídeos de las charlas puedes encontrarlos aquí, y aquí tienes el programa del evento.

Mi agradecimiento a Museos Científicos Coruñeses, a Naukas, a Wicho, a toda la organización y, sobre todo, al público que llenó el teatro Rosalía de Castro.

Marguerite Perey

Marguerite había conseguido un contrato de prácticas de 3 meses en el instituto. Ella siempre había querido ser médico pero, tras la temprana muerte de su padre, la familia no había tenido recursos para ello. Con mucho esfuerzo, y la oposición de su madre, había conseguido obtener un título de técnico de laboratorio químico en la Escuela de Enseñanza Técnica Femenina . Así que aquellos tres meses de técnico de laboratorio serían lo más próximo que ella podría esperar estar de la medicina a corto plazo.

Había llegado por la mañana de su primer día dispuesta a causar la mejor de las impresiones. Casi a la vez que ella se presentó una señora muy amable y vestida con ropas de trabajo y que Marguerite tomó por la secretaria del laboratorio. No tardaría en darse cuenta de que aquella señora tan sencilla y a la que ella había tratado con tanta familiaridad era catedrática en la Sorbona, tenía dos premios Nobel y era la fundadora del Instituto del Radio.

La gran suerte de Marguerite era que había ido a dar con una persona de las verdaderamente grandes, que daban más importancia al talento que a los formalismos. Marie Curie detectó rápidamente la capacidad intelectual y la habilidad para trabajar en el laboratorio de Marguerite y no sólo la convirtió en su asistente de laboratorio personal, sino que se ocupó de formarla a pesar de que Marguerite careciese de estudios universitarios. Estarían juntas cinco años, hasta el fallecimiento de Marie en 1934.